Four Ways to Support Emotional Health During the COVID-19 Pandemic

En Español

Families today are facing many challenges as a result of living through a global pandemic.  As a healthcare provider and a mother of four young children, I understand firsthand the importance that emotional health has on a person’s overall well-being during these stressful times. During the COVID-19 pandemic, many families have experienced ongoing disruptions to employment, schooling, housing, and social interactions. The loss of normal routines can lead to feelings of sadness and anxiety regardless of age. You may notice members of your family, including children, feeling overwhelmed, sad, lonely, angry, or afraid. It is critical for your family to work together to maintain your social, emotional, and mental health during the pandemic. You can practice these four strategies to support emotional health at home.  

Exercise Everyday: Physical activity can relieve stress and distract you from daily stress.
With more time at home and on screens, both adults and children have become more sedentary. Some communities have canceled sports teams for the time being, and many playgrounds have temporarily closed. Our physical health impacts our mental health, and exercise can reduce stress and improve moderate depression. Physical activity promotes better concentration and focus and improves sleep habits. Exercise is also proven to boost moods and can help children reduce stress levels and build emotional resilience. 

Children should be physically active for 60 minutes every day. They can exercise in 5 or 10-minute increments several times a day or play for 30-60 minutes once or twice per day. Although your local playground may be closed, there are many ways to stay active while social distancing. You can exercise as a family by going on walks together, having dance parties, or doing family yoga together in the living room. You can also take advantage of hundreds of free family activity videos available on youtube.  

Safely Socialize: Social distancing is actually about physical distancing, while we work to stay connected socially.
Physically distancing, virtual learning, and being in quarantine can quickly lead to feelings of isolation. During this uncertain time, many people feel very vulnerable, and social connections can serve to comfort and reassure us. It is very important to look for new ways to stay connected, especially for children and teens. Maintaining relationships and staying social is key to emotional wellness.

Bonding with peers is essential to adolescent development. For your child, friends are a central part of their life, and it can be both difficult and confusing to put friendships on hold. You may need to adjust screen time rules in order to allow them to engage with their friends virtually. Encourage your teen to take advantage of technology like Zoom meetings or online games to safely connect with people outside of your household. 

Create Control: Focus on what is still within your control to create structure.
Everyone is experiencing countless uncertainties, which can make adults and children feel helpless.  One way to combat this is to focus on what is still within your control. Establishing a daily routine for your family is one way to create predictability. Waking up, eating meals, and going to bed at the same time each day will help to create structure.

You can also incorporate enjoyable activities into your regular routine, such as a weekly family movie night. Routines are restorative to everyone, and predictable activity can help calm the stress and anxiety within your family. Knowing what to expect will not only lower stress, but it can also ensure you manage your time more effectively and feel more in control of your daily responsibilities and goals. 

Practice Mindfulness: Take time to breathe.
The way each person reacts to unanticipated life changes will likely depend on their existing support system, financial situation, emotional health, age, or other circumstances. With children at home, parents may need to work extra hard to manage their emotions and set examples for their children. One way to reduce stress individually and together is to practice mindfulness techniques.

The mind and the body are very connected. If you can help your child calm their body, it will calm their mind as well. You can teach your child how to do deep breathing exercises when they feel especially stressed or anxious. Take a deep breath, hold it for 10 seconds, and slowly release it. Other ways to practice mindfulness include listening to a guided meditation podcast together or keeping a daily journal in which each member of your family writes down what they are grateful for each day. Try to find something your family enjoys and do it at least once per day.

Ask for help.
If feelings of sadness or anxiety are making it difficult for any member of your family to function in your daily life at home or at work, please reach out for help. 

  • Text CONNECT to 741741 for any crisis 24/7 to chat with a live, trained crisis counselor for free.  They can help with anxiety, emotional abuse, depression, suicide, and stress-related to school or COVID-19.  Connecting with a real human can help you feel better in the moment, and come up with a plan to help in the long term.  For more information, visit Crisis Text Line at www.crisistextline.org
  • National Suicide Prevention Lifeline: 1-800-273-TALK (8255) for English, 1-888-628-9454 for Spanish, or Lifeline Crisis Chat
  • National Domestic Violence Hotline: 1-800-799-7233 or text LOVEIS to 22522

Follow Hazel Health’s blog for additional educational posts on improving your family’s health and wellness.  To learn more about this topic, and ask a live pediatrician your health questions, join our weekly Ask a Doctor webinar every Wednesday at 3 PDT. Register here.

References: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/daily-life-coping/managing-stress-anxiety.html
Karmen Klanac, M.S., PA-C has been a Physician Assistant for over thirteen years. She is certified by the National Commission on Certification of Physician Assistants, has a BS in Biomedical Science from Texas A&M University, and earned her MS in Physician Assistant Studies from Baylor College of Medicine. Karmen has a passion for providing quality and compassionate care to underserved communities and is focused on providing access to all students and their families. 

Cuatro formas de apoyar la salud emocional durante la pandemia de COVID-19

Las familias de hoy se enfrentan a muchos desafíos como resultado de vivir una pandemia mundial. Como proveedor de atención médica y madre de cuatro niños pequeños, entiendo de primera mano la importancia que tiene la salud emocional en el bienestar general de una persona durante estos momentos estresantes. Durante la pandemia de COVID-19, muchas familias han experimentado interrupciones en el empleo, la educación, la vivienda y las interacciones sociales. La pérdida de las rutinas normales puede provocar sentimientos de tristeza y ansiedad independientemente de la edad. Puede notar que los miembros de su familia, incluidos los niños, se sienten abrumados, tristes, solos, enojados o asustados. Es fundamental que su familia trabaje junta para mantener su salud social, emocional y mental durante la pandemia. Puede utilizar estas cuatro estrategias para apoyar la salud emocional en casa.

Haga ejercicio todos los días: la actividad física puede aliviar el estrés y distraerlo del estrés diario.
Con más tiempo en casa y en las pantallas, tanto los adultos como los niños se han vuelto más sedentarios. Algunas comunidades han cancelado equipos deportivos por el momento y muchos parques infantiles han cerrado temporalmente. Nuestra salud física afecta nuestra salud mental y el ejercicio puede reducir el estrés y mejorar la depresión moderada. La actividad física promueve mejor concentración y mejora los hábitos de sueño. También se ha demostrado que el ejercicio mejora el estado de ánimo y puede ayudar a los niños a reducir los niveles de estrés y desarrollar la capacidad de recuperación emocional.

Los niños deben hacer actividad física durante 60 minutos todos los días. Pueden hacer ejercicio en incrementos de 5 o 10 minutos varias veces al día o jugar de 30 a 60 minutos una o dos veces al día. Aunque su área de juegos local puede estar cerrada, hay muchas formas de mantenerse activo mientras se distancia socialmente. Pueden hacer ejercicio en familia saliendo a caminar juntos, teniendo fiestas de baile o haciendo yoga en familia juntos en la sala de estar. También puede aprovechar cientos de videos gratuitos de actividades familiares disponibles en youtube.

Socialice con seguridad: el distanciamiento social se trata en realidad de distanciamiento físico, mientras trabajamos para mantenernos conectados socialmente.
El distanciamiento físico, el aprendizaje virtual y estar en cuarentena pueden llevar rápidamente a sentimientos de aislamiento. Durante este tiempo de incertidumbre, muchas personas se sienten muy vulnerables y las conexiones sociales pueden servir para consolarnos y tranquilizarnos. Es muy importante buscar nuevas formas de mantenerse conectado, especialmente para niños y adolescentes. Mantener relaciones y socializar es clave para el bienestar emocional.

La vinculación con los compañeros es esencial para el desarrollo de los adolescentes. Para su hijo, los amigos son una parte central de su vida y puede ser difícil y confuso poner las amistades en espera. Es posible que deba ajustar las reglas de tiempo de pantalla para permitirles interactuar con sus amigos de forma virtual. Anime a su adolescente a aprovechar la tecnología como las reuniones de Zoom o los juegos en línea para conectarse de manera segura con personas fuera de su hogar.

Crear control: concéntrese en lo que todavía está bajo su control para crear una estructura.
Todos experimentamos innumerables incertidumbres, lo cual es frustrante, aterrador y puede hacer que los adultos y los niños se sientan impotentes. La pérdida de las rutinas normales puede socavar nuestra capacidad para regular el estrés. Una forma de combatir esto es concentrarse en lo que todavía está bajo su control. Establecer una rutina diaria para su familia es una forma de crear previsibilidad. Despertarse, comer y acostarse a la misma hora todos los días ayudará a crear estructura.

También puede incorporar actividades agradables a su rutina habitual, como una noche de película familiar semanal. Las rutinas son reconstituyentes para todos y la actividad predecible puede ayudar a calmar el estrés y la ansiedad dentro de su familia. Saber qué esperar no solo reducirá el estrés, sino que también puede garantizar que administre su tiempo de manera más efectiva y se sienta más en control de sus responsabilidades y metas diarias.

Practica la atención plena: tómate un tiempo para respirar.
La forma en que cada persona reacciona a los cambios de vida imprevistos probablemente dependerá de su sistema de apoyo existente, situación financiera, salud emocional, edad u otras circunstancias. Con los niños en casa, es posible que los padres deban esforzarse más para controlar sus emociones y dar ejemplo a sus hijos. Una forma de reducir el estrés de forma individual y conjunta es practicar técnicas de atención plena.

La mente y el cuerpo están muy conectados. Si puede ayudar a su hijo a calmar su cuerpo, también calmará su mente. Puede enseñarle a su hijo cómo hacer ejercicios de respiración profunda cuando se sienta especialmente estresado o ansioso. Respire profundamente, retenga la respiración durante 10 segundos y suelte lentamente. Otras formas de practicar la atención plena incluyen escuchar juntos un podcast de meditación guiada o llevar un diario en el que cada miembro de la familia escriba lo que agradece cada día. Trate de encontrar algo que le guste a su familia y hágalo al menos una vez al día.

Pedir ayuda.
Si los sentimientos de tristeza o ansiedad dificultan que algún miembro de su familia funcione en su vida diaria en el hogar o en el trabajo, solicite ayuda.

  • Envíe un mensaje de texto con CONNECT al 741741 para cualquier crisis las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para conversar con un asesor de crisis capacitado en vivo de forma gratuita. Pueden ayudar con la ansiedad, el abuso emocional, la depresión, el suicidio y el estrés relacionado con la escuela o COVID-19. Conectarse con un ser humano real puede ayudarlo a sentirse mejor en el momento y elaborar un plan para ayudarlo a largo plazo. Para obtener más información, visite Crisis Text Line en www.crisistextline.org
  • Línea nacional de prevención del suicidio: 1-888-628-9454, o Lifeline Crisis Chat
  • Línea directa nacional de violencia doméstica: 1-800-799-7233 o envíe un mensaje de texto con LOVEIS al 22522

Siga el blog de Hazel Health para obtener publicaciones educativas adicionales sobre cómo mejorar la salud y el bienestar de su familia. Para obtener más información sobre este tema y hacerle a un pediatra en vivo sus preguntas sobre salud, únase a nuestro seminario web semanal Pregúntele a un médico todos los miércoles a las 3 PDT. Registrase aquí.

Recursos: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/daily-life-coping/managing-stress-anxiety.html

Karmen Klanac, M.S., PA-C ha sido asistente médico durante más de trece años. Está certificada por la Comisión Nacional de Certificación de Asistentes Médicos, tiene una licenciatura en Ciencias Biomédicas de la Universidad Texas A&M y obtuvo su maestría en Estudios de Asistente Médico de Baylor College of Medicine. Karmen tiene una pasión por brindar atención de calidad y compasiva a las comunidades desatendidas y se centra en brindar acceso a todos los estudiantes y sus familias.